Pacto por la primera infancia: un compromiso con la niñez

Cualquier gobierno que quiera verdaderamente cambiar la realidad de sus gobernados debe empezar por lo primero: priorizar las atenciones para las niñas y los niños desde el momento de su nacimiento.

Esta propuesta no se trata de una consideración graciosa o que “se ve bien” para las personas que aspiran a gobernar. Esto es un asunto de la más alta prioridad.  Recordemos por qué:

Porque la prioridad para la niñez es su derecho, consagrado en cuanto ordenamiento nacional e internacional de los que norman la vida pública del país (artículo 4 de la Constitución; artículo 17 de la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; artículo 3 de la Convención de los Derechos del Niño).

Porque es redituable social y económicamente, argumentado y probado nada menos que por un Premio Nobel de Economía, James Heckman, quien detalló que invertir en la Primera Infancia genera los más altos retornos y recomienda a los gobiernos nacionales y subnacionales, particularmente si tienen escasos recursos (como México, sus Entidades y Municipios), que éstos sean invertidos en donde obtendrán mayor retorno (https://heckmanequation.org/)

Porque es convenientemente preventivo de distintos problemas que afectan a México.

El bajo peso al nacer, la desnutrición y la anemia, afectan el desarrollo de la arquitectura cerebral lo cual limitará de forma definitiva la capacidad para el aprendizaje (https://www.oas.org/udse/dit2/por-que/nutricion.aspx) y además son factores de riesgo para el desarrollo de las más importantes enfermedades crónicas no transmisibles en México (https://www.cepal.org/es/enfoques/malnutricion-ninos-ninas-america-latina-caribe).

Vivir los primeros años de vida en un ambiente violento o negligente es un factor de riesgo importante para generar conductas de riesgo y antisociales en la edad adulta.

Con estos argumentos, en el Colectivo Pacto por la Primera Infancia hemos formulado una serie de metas nacionales a alcanzar en un periodo de 6 años, respecto de los indicadores más sensibles relacionados con los derechos y el desarrollo pleno de las niñas y niños en primera infancia; y definido cinco acciones que deben implementarse en el diseño de planes, programas, presupuestos e informes para crear las condiciones que los gobiernos estatales y municipales necesitan para avanzar en tales metas.

Las 470 organizaciones de la sociedad civil que integran el colectivo, especialmente las 47 de ellas que son de Oaxaca, invitamos a las candidatas y candidatos a la gubernatura del estado, a que suscriban este Pacto que representa un compromiso. Sí, un compromiso con los adultos que integramos el colectivo y también con los ciudadanos (electores) que son padres, madres y cuidadores de niñas y niños, pero sobre todo es un compromiso con los casi 500 mil niñas y niños menores de 6 años en Oaxaca, que hoy mismo no pueden alzar su voz para exigir sus derechos pero que los tienen y son tan titulares de ellos como cualquier persona. Ellos no hablan aún. Nosotros sí.

*Magdalena de Luna es Coordinadora Nacional de Política Territorial del Pacto por la Primera Infancia.

Contacto

El Pacto por la Primera Infancia

Tus datos están protegidos por nuestra Política de Privacidad.