Las consecuencias de no priorizar a la primera infancia en Oaxaca

El desarrollo infantil temprano es un proceso integral y multidimensional que incluye el desarrollo físico, cognitivo y socioemocional de todo ser humano y ocurre durante los primeros 5 años de vida, periodo en el que se sientan los cimientos para el máximo aprovechamiento de sus capacidades en todos los ámbitos. Este desarrollo se ve influenciado tanto por las características propias del individuo, como por la calidad de las interacciones y del ambiente que lo rodea.
logo articulo animal politico

El desarrollo infantil temprano es un proceso integral y multidimensional que incluye el desarrollo físico, cognitivo y socioemocional de todo ser humano y ocurre durante los primeros 5 años de vida, periodo en el que se sientan los cimientos para el máximo aprovechamiento de sus capacidades en todos los ámbitos. Este desarrollo se ve influenciado tanto por las características propias del individuo, como por la calidad de las interacciones y del ambiente que lo rodea.

Múltiples investigaciones han demostrado que un adecuado desarrollo infantil temprano tiene efectos positivos y duraderos, no sólo en el bienestar directo de las personas, sino también genera impactos estructurales favorables en la sociedad en su conjunto. Por ello, garantizar las condiciones para que ello ocurra no debe ser una cuestión de suerte o recaer de manera exclusiva en el ámbito privado, necesita invariablemente de una inversión pública creciente y de intervenciones multisectoriales para el desarrollo de la primera infancia que debe realizar el gobierno, como principal responsable de garantizar los derechos de la niñez.

Pero cuando ello no ocurre, cuando la inversión pública es reducida y en ocasiones regresiva, cuando los programas y servicios orientados a la primera infancia se caracterizan por su baja calidad y deficientes impactos, cuando no están coordinados y persiste una visión exclusivamente sectorial, los desafortunados resultados son evidentes: no hay mejoras e incluso se presentan retrocesos en indicadores clave asociados al desarrollo infantil en materia de salud, nutrición, seguridad, protección, cuidados y educación, además de incrementarse en la niñez más vulnerable que vive en condiciones de pobreza los riesgos en la salud, la alimentación y el aprendizaje y por ende disminuir sus oportunidades de desarrollo.

Bajo este contexto, en las elecciones a celebrarse en junio próximo para elegir a los gobernadores en 6 entidades del país, el Pacto por la primera infancia, busca refrendar el compromiso político que se obtuvo hace seis años en Oaxaca para continuar trabajando de manera colaborativa con el nuevo gobierno estatal, con el propósito de incrementar el nivel de prioridad de la agenda pública orientada a la atención integral de los más de 440 mil niñas y niños oaxaqueños menores de 6 años.

El saldo de la colaboración ha permitido avanzar en establecer una serie de condiciones necesarias, como es el andamiaje legal e institucional de atención a la primera infancia, pero que no son suficientes para revertir la situación históricamente desfavorable de la niñez oaxaqueña. Las consecuencias de no priorizar a la primera infancia en Oaxaca son evidentes en contraste con el resto de las entidades del país:

  • 4º en pobreza del total de su población con el 61.7%.
  • 3º en pobreza extrema del total de su población con el 20.6%
  • 3º en pobreza de la población en primera infancia con el 70.6%.
  • 1º en incremento en la carencia por acceso a los servicios de salud en primera infancia con el 45%.
  • 3º en carencia a la seguridad social en primera infancia con el 80%.
  • 3º en carencia por acceso a la alimentación nutritiva y de calidad en primera infancia con el 33%.
  • 2º en carencia por calidad y espacios de la vivienda en primera infancia con el 30%.
  • 3º en carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda en primera infancia con el 56.8%.
  • 1º en cuanto a la mayor tasa de mortalidad infantil.
  • 9º en cuanto a la más baja cobertura de vacunación en niñas y niños de un año de edad.
  • 19º en cobertura de educación inicial.
  • 29º en el indicador de satisfacción con la vida.
  • 30º en el índice de competitividad estatal.

Ante este panorama, la decisión de impulsar la agenda de la primera infancia en Oaxaca no es fortuita, al contrario, se basa en la convicción de que, si bien implica un enorme reto, es posible modificar progresivamente y desde sus raíces las condiciones de desventaja de una entidad que históricamente ha estado marcada por la exclusión, la desigualdad y altos porcentajes de su población total y en primera infancia en condición de pobreza.

El reto de atender las causas de los complejos problemas de Oaxaca parte de reconocer que estos encuentran su explicación en la limitada atención e inversión en primera infancia. Hoy estamos ante una ventana de oportunidad valiosa para continuar y redoblar esfuerzos.

Por ello, se requiere que todos los candidatos que aspiran gobernar la entidad se comprometan a incorporar y priorizar en la agenda de gobierno el interés superior de la niñez y la atención integral de niñas y niños menores de 6 años, a través de estrategias, políticas públicas y acciones concretas que permitan cumplir de manera puntual con las metas del Pacto, como son disminuir la prevalencia de pobreza; reducir desnutrición crónica y la anemia; detener el crecimiento del sobrepeso y obesidad infantil; apoyar prácticas de lactancia materna; asegurar que todos los niñas y niños cuenten con su esquema básico de vacunación; detectar oportunamente la discapacidad; incrementar las coberturas de educación inicial y preescolar; lograr el registro oportuno y erradicar todas las formas de violencia contra la infancia.

Estamos ante una oportunidad histórica para transformar favorablemente la realidad de la niñez oaxaqueña. Candidatos Alejandro Avilés, Mauricio Cruz, Natividad Díaz, Alejandra García, Salomón Jara, Bersahín López y Jesús López: mañana ya es tarde.

*Alberto Sotomayor es Coordinador de Investigación del Pacto por la Primera Infancia.

Contacto

El Pacto por la Primera Infancia

Tus datos están protegidos por nuestra Política de Privacidad.