Es hora de reparar los daños causados a la niñez

No puede haber una disminución inexplicable en los recursos a primera infancia en el rubro de salud, porque la carencia respecto a los servicios de salud ha aumentado. Los legisladores tienen la responsabilidad de escuchar, de representar y defender a más 38 millones de niñas y niños, incluidos 13 millones menores de seis años, aunque ninguno de ellos vote.
logo articulo animal politico

Lograr un México más justo, más digno y más amigable para las niñas, niños y adolescentes pasa necesariamente por reconocer que los daños actuales a este sector son graves y que son consecuencia no sólo de la pandemia que se vive, sino de omisiones y decisiones de todos los niveles de gobierno. Por eso, hoy es de suma importancia admitir que es momento de reparar estos daños, de recuperar todo el tiempo perdido; si no lo hacemos las consecuencias serán lamentables.

Desde el Pacto por la Primera Infancia, un colectivo conformado por más de 450 instituciones reunidas en torno al propósito común de hacer de la primera infancia una prioridad, reconocemos el esfuerzo de distintos sectores por resarcir cualquier impacto negativo en nuestra niñez. En ese camino, saludamos la instalación de la Comisión de Derechos de la Niñez y la Adolescencia de la Cámara de Diputados y confiamos en que se constituya en un espacio de diálogo entre poderes, pero también entre sectores.

Agradecemos que se nos haya abierto el espacio para participar en la instalación de una Comisión que esperamos impulsen los trabajos necesarios para frenar los recortes presupuestales, asuma la responsabilidad que le corresponda para que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 la primera infancia sea una prioridad.

No puede haber una disminución inexplicable en los recursos a primera infancia en el rubro de salud, porque la carencia respecto a los servicios de salud ha aumentado. Los legisladores tienen la responsabilidad de escuchar, de representar y defender a más 38 millones de niñas y niños, incluidos 13 millones menores de seis años, aunque ninguno de ellos vote.

Hoy sabemos que son las y los niños, los que sufrieron con mayor intensidad las consecuencias de la pandemia, son ellas y ellos quienes resultaron víctimas, son los que sufren hambre, los que pierden sus vacunas, son ellos los que sufren y es momento de reconocerlo y hacer algo para prevenirlo.

Conocemos los datos de pobreza en niñas, niños y adolescentes, pero si miramos a la primera infancia los datos son aún peores, ese es el grupo poblacional el que incrementó más en pobreza, son esas niñas y niños los que tienen peores consecuencias.

Es nuestra responsabilidad elevarlos por encima de cualquier distinción partidista, de evitar actuar por intereses personales que no benefician en nada, es indispensable reconocer a las y los niños como sujetos de derechos. Es primordial que exista un compromiso real para disminuir las problemáticas más importantes de la primera infancia.

No nos damos cuenta que la primera infancia ha sufrido daños que tendrán consecuencias irreversibles, por ello es necesario actuar ya. Reconocemos que los recortes en algunos rubros se han frenado, pero la deuda permanece, tenemos la oportunidad de ser una generación que no invisibiliza a la niñez, sino que, por el contrario, busca alternativas para impactar positivamente, para aminorar el daño y lograr un mejor país.

Invertir en la primera infancia es la inversión más poderosa que un país puede hacer. Lo que hagamos hoy por ellos repercutirá el resto de su vida.

Contacto

El Pacto por la Primera Infancia

Tus datos están protegidos por nuestra Política de Privacidad.