¿Cómo lograr el desarrollo integral de la Primera Infancia?

Los primeros años de vida son fundamentales para el adecuado desarrollo de las personas, está científicamente comprobado que cuando se interviene oportunamente en los primeros años de vida se forman adultos con una sólida estructura mental y emocional. 

Desde la concepción y hasta los 6 primeros años de vida se perfila la arquitectura del cerebro a través de las experiencias tempranas, se desarrolla cerca del 95% del cerebro y con ello las capacidades físicas, intelectuales y emocionales. Muchas de las habilidades que adquirimos a lo largo de la vida sentaron sus bases durante los primeros años, la forma y circuitos neuronales que se desarrollan en esa etapa construyen la base del comportamiento que influirá el resto de la vida. 

Importancia del desarrollo cerebral

En la encuesta de opinión en materia de Primera Infancia, realizada por Parametría (2021) a solicitud del Pacto por la Primera Infancia, el 97 por ciento de los encuestados afirmó que les hubiera gustado tener más información sobre el desarrollo cerebral de sus hijas e hijos cuando eran más pequeños. Sin duda, contar con la información pertinente y oportuna permitirá a mamá, papá y a las personas que tengan bajo su responsabilidad el cuidado de niñas y niños menores de 6 años, ayudarles a alcanzar su máximo desarrollo.

El cerebro pasa por grandes transformaciones durante el ciclo vital, en especial en la etapa prenatal y en la primera infancia, su crecimiento y desarrollo son el resultado de la interacción armoniosa entre genética y experiencias del entorno. Para lograr que cada niño y niña alcancen su pleno potencial es necesario asegurar que en esta etapa de la vida todos los niños y niñas reciban en cantidad y calidad suficiente protección, cuidado, afecto, alimentación, salud, estimulación, interacciones positivas y juego. Sin ellos, sus derechos y capacidades se verán afectados. 

De acuerdo con el Dr. Antonio Rizzoli, Neurólogo Pediatra y fundador de la Alta Especialidad en Pediatría del Desarrollo en México, es muy importante no olvidar que al referirnos a la primera infancia se trata de una persona en desarrollo, no es solamente un cerebro en desarrollo. “Sí, es importante el desarrollo del cerebro, pero porque es parte de una persona, la persona es mucho más que sólo un cerebro; se debe favorecer el desarrollo integral de las personas, obviamente un elemento clave es el cerebro, pero si solamente se busca favorecer un desarrollo cerebral no vamos a tener un desarrollo integral de la persona, solamente del cerebro”.

Un ejemplo de centrar la importancia al desarrollo integral de la niñez, más que sólo al adecuado desarrollo del cerebro, señala el Dr. Rizzoli, se refiere a que “el cerebro es importante, totalmente, pero en un niño que extraña a su mamá y se siente triste lo que le va a ayudar es el oler a su mamá, y sí, eso al final llega al cerebro, pero el olfato no se está incluyendo como parte del desarrollo del cerebro. El que le demos lactancia materna a un niño sí sirve para el cerebro, pero sirve también para todo el cuerpo y también ayuda a nutrir el alma, y las emociones son algo que no se encuentra en una parte del cerebro”. 

“El problema de reducir todo al cerebro es que hay muchas cosas que no tienen una localización específica en el cerebro; por ejemplo, sabemos que hay más neuronas en el tubo digestivo que en el cerebro general en cuanto al número de conexiones, por toda la cantidad de neuronas que hay en el tubo digestivo, o hay casi el mismo número, y eso implica que si una persona está nutriéndose bien y está teniendo una alimentación adecuada va a tener un desarrollo integral”.

Cómo estimular los sentidos

De acuerdo con el Dr. Antonio Rizzoli, no se trata de estimular el cerebro de su hijo, “el cerebro de su hijo no se estimula, se estimula a través del tacto, a través de hablarle, a través de los sentidos; es mucho más que el cerebro”.  Por ejemplo, comenta el Dr. Rizzoli, estamos viendo que hay un incremento muy alto en problemas del lenguaje en niños, pero no necesariamente por que tengan problemas en el cerebro, puede ser porque no han tenido oportunidad de interactuar con otros, porque la comunicación es una necesidad social. 

Los niños no son el futuro, son el presente, los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo; si mamá, papá o las personas al cuidado de las niñas y niños pequeños les dan todas las herramientas en etapas tempranas, su hijo va a poder hacer las cosas más fáciles, lo que todos quisiéramos es hacer que las cosas fueran fáciles para enfrentarnos a retos mayores, si nosotros le damos la oportunidad a los niños de crecer en un ambiente promotor del desarrollo, que sea sensible a sus necesidades, que permita entender qué es lo que está pasando con el niño, vamos a favorecer ese desarrollo integral y a partir de ahí es que vamos a poder ir construyendo un mejor nivel de desarrollo y un mejor nivel personal, afirma el Dr. Antonio Rizzoli.

Contacto

El Pacto por la Primera Infancia

Tus datos están protegidos por nuestra Política de Privacidad.